Pide un deseo, seré tu regalo: Alquilar un local para la fiesta de cumpleaños

Entre todas las fiestas que planificamos como organizadores de eventos, las que más satisfacción nos dan son las de cumpleaños. Tras más de una década haciendo presentaciones y fiestas de empresa, constituye un reto esa reunión de amigos y familiares en la que tú como anfitrión, no solo invitas a comer, a beber y a divertirse, si no que haciéndolo fuera de tu casa, logras sentirte más a gusto que en ella fundiendo espacio y compañía en un verdadero cumpleaños feliz. En Daho hemos celebrado auténticos fiestones con motivo de aniversarios especiales, muchas celebraciones de cumpleaños, pero ninguna tan desafiante como las de esos chavales que, habiendo dejado ya muy atrás la época de parques de bolas, aún no tienen edad para que sus padres les permitan celebrar a su aire, dónde quieran y con quién quieran.

Hablas con un padre o una madre sobre la disposición de Daho para el cumpleaños de su hijo o hija, preguntas cuántos cumple el “cumpleañero” y es entonces cuando ese ángel que pasa durante el segundo de silencio que antecede a la respuesta te da más información que media hora de conversación:

Cumple 14, o 15, o 16, o 17… ¡Edad difícil!
De locales de fiestas de cumpleaños dice que ni hablar y del cine y otro tipo de cumples ya está harto…
A nosotros es que entre celebrar un cumpleaños con los amigos y otro con la familia se nos va una pasta…
Esto de los cumpleaños se nos ha ido de las manos…

Natural agobiarse, empiezo a peinar canas como la mayoría de los padres y en nuestros tiempos un cumpleaños no suponía tanto desafío: una pequeña merienda en casa con cuatro o cinco amigos, más los tíos y los abuelos o, si no cabíamos en el salón, en el bar en el que éramos clientes habituales.

Ahora, entre diez o quince amigos del instituto, imposible de mezclar también con la familia; una oferta limitada y repetitiva de espacios donde celebrar; todo el año de cumple en cumple de otros esperando que llegue el suyo, queremos que sea especial, único e irrepetible porque solo una vez en la vida cumplen 14 –o 15, o 16, o 17…– y ¿qué hacemos? ¿dónde?

No pasa nada. Para eso estamos nosotros

Tres consejos me van a bastar para convencerte de por qué alquilar un local como Daho para un cumpleaños es la mejor opción para terminar con el quebradero de cabeza que empieza a suponerte el cumpleaños de tu hijo o hija:

 

  1. Si haces cuentas, te va a resultar más barato. A día de hoy, el precio/persona en cualquier espacio especializado en cumpleaños ronda entre los 10 y 15€, dependiendo de la duración, a lo que hay que sumar unas invitaciones a los padres de los amigos porque aunque por norma la mayoría suele dejar a los hijos y regresar luego a buscarlos, siempre hay un pequeño grupito con los que se tiene más confianza y también hay que invitarles a tomar algo. Añade a esto que, además del “cumple de amigos” tendrás que hacer el “cumple de familia”, en casa o fuera. Comida y bebida si celebras en casa, restaurante o picoteo si lo haces fuera. Suma y sorpréndete con el total. En Daho, el alquiler del local en exclusiva durante 4 horas tiene un precio estándar de 12€/invitado hasta 39 personas y 11€/invitado, a partir de 40 personas, incluyendo todo el personal necesario –camarero, música, audiovisuales y SEGURIDAD– y 4 horas de barra libre sin alcohol para lo que denominamos fiestas light. Todas las fiestas son únicas, todas las ofertas son independientes y personalizadas, lo que te garantizamos es que siempre te va a salir más económico que celebrar dos veces el cumple.

 

  1. Cabemos todos, los amigos y la familia. No solo por espacio –Daho tiene capacidad para 90 personas–, sino porque por la versatilidad del local y la amplitud de horario, puedes diseñar una fiesta de cumpleaños a medida de todos: donde tu hijo o hija, después de llevar contando los meses, semanas y días que faltaban para este día tan emocionante, disfrute con sus amigos de forma única y tú, que también celebras que ese día te cambió la vida, puedas atender y divertirte con otros padres, con amigos y con familiares. ¡Hasta los abuelos van a celebrar la buena idea que has tenido!

 

  1. Vas a poder hacer la fiesta que tu hijo o hija realmente desea. Alquilando un local, no tienes que ajustarte a un programa o a actividades planificadas. Contratando tu propio espacio, en el cumple se hace lo que desea el “cumpleañero” o “cumpleañera”. Además, puedes ocuparte personalmente de los detalles: la decoración, la música, la merienda, el entretenimiento… No os podéis imaginar cómo nos motivan esos padres que están en cada uno de los detalles y disfrutan de dar vida a ese día tan especial para sus hijos. Pero verdad es que a veces no se dispone de tiempo, entonces los que disfrutamos somos nosotros encargándonos de todo: menús, juegos, animación… Es una fiesta y las fiestas tienen que ser divertidas.

 

Me encantaría poneros fotos de los últimos cumpleaños que hemos montado para chavales de la edad de tu hijo o hija. Pero al tratarse de menores, ni con el permiso de los padres queremos difundirlas. Eso sí, podemos contároslas:

 

  • Lucas (16) y Lucía (14) son hermanos y ambos cumplen años en mayo. Por supuesto, cada uno tiraba para su lado porque quería celebrar su cumpleaños con sus amigos respectivos, sin tener en cuenta las muchas veces que en vacaciones o fines de semana a Lucas le tocaba “aguantar” a las amigas de Lucía y a la inversa. Un vecino recomendó Daho a sus padres y aquí montamos una fiesta de película para los dos y sus respectivos, amigos, se entiende. Hubo photocall, baile y karaoke hasta quedarnos afónicos, pero lo más divertido fue la merienda que se prolongó más de dos horas, gracias a un catering amenizado por los propios cumpleañeros quienes, delantal incluido, hicieron las veces de chef para sus invitados. Los padres confesaron que llevaban tiempo sin ver a los dos hermanos colaborando juntos, ¡tan felices!

 

  • Marina (15), Laura (15) y Vero (14) son compañeras de instituto, muy amigas y súper fans de las Sweet California. Las dos primeras cumplieron los años durante las vacaciones de verano y Vero, nada más empezar el curso. Las mamás se llevan muy bien entre ellas, así que cuando la de Vero habló de celebrar el cumpleaños de su hija, las otras dos se ofrecieron a unirse y celebrar el aniversario de las tres. La madre de Laura ya nos conocía porque hemos organizado en Daho algunos eventos de su empresa, convenció a sus amigas y las tres nos lanzaron el reto de preparar una fiesta de cumpleaños temática sobre, ¡es fácil adivinarlo!, las Sweet California. Sin pelucas, conste en acta, porque montamos hasta una peluquería de donde todos salimos con el pelo bicolor y con trencitas. ¡Qué risas!

 

Tiendo a enrollarme y ya estaréis cansados de leer. Os contaré más fiestas en este blog o, personalmente si queréis. Lo importante es que ya sabéis que hay más opciones que las clásicas para sorprender a vuestros adolescentes con una inolvidable fiesta de cumpleaños. Deseen lo que deseen, como dice Kate Perry en “Birthday”, pide un deseo… seré tu regalo.